Mujeres Padaung “Jirafa”- Tribu Kayan en Tailandia

Planificando el viaje de Tailandia, leímos varios artículos sobre los poblados de las mujeres de la tribu Padaung, más conocidas como las mujeres jirafas y lo apuntamos en nuestra lista de posibles visitas, a pesar de que con ella quizás estuviésemos ayudando a perpetuar una practica ancestral y perjudicial para las mujeres pertenecientes a esa tribu.

Nuestra idea inicial era ir a la zona de Mae Hong, a 270 Km de Chiang Mai, a visitar unos de los poblados, pero cuando estábamos en Chiang Mai, nos pareció una locura desplazarnos tantos kilómetros con los peques y la única opción cercana era “Chiang Mai Hill tribe village“ en la que conviven 5 tribus diferentes. Seguíamos teniendo muchas dudas respecto a esta visita porque una vez en Chiang Mai te das cuenta que son un reclamo muy turístico, todas las agencias ofertaban su visita en alguno de los tours y teníamos miedo de que fuese una especie de zoo humano, pero nos pudo la curiosidad y queríamos tener nuestra propia opinión sobre este tema. Aquí os dejo el enlace donde podéis ver toda la información: http://www.baantongluang.com

Para llegar a la villa “Chiang Mai Hill tribe village“ la opción más económica es negociar el precio con un taxista local, la aldea se encuentra a unos 15 minutos del pueblo y su entrada cuesta 500 BHT, el dinero que se recauda de las entradas es para las personas que viven en ella.

La aldea es pequeña, está rodeada por arrozales y cada tribu cuenta con su propio espacio. La cabañas en las que viven son de madera con techos de paja y el entorno y las viviendas son muy humildes. En medio del poblado tienen una pequeña escuela y al final hay otra junto a una iglesia, algo que me llamó la atención. También hay un restaurante en el que sirven muy buena comida.

Durante la visita pudimos observan su día a día, las mujeres y las niñas de las tribus permanecen en los puestos de artesanía trabajando y vendiendo sus productos, observadas y fotografiadas por los turistas mientras los niños juegan o ayudan a sus padres en el trabajo del campo. A continuación os dejo una foto del plano de la aldea y su entorno.

Nuestra visita fue agradable, nos encontramos con muy pocos turistas y fuimos recorriendo las diferentes tribus asombrados por sus peculiaridades y su forma de vida, además como íbamos con dos niños venían a verlos o a coger a Yago, lo que producía un mayor acercamiento entre nosotros. Era una pena no poder entendernos porque me hubiese encantado poder hablar con ellas. Como dije antes, se podían fotografiar en todo momento y ellas están muy acostumbradas, pero a nosotros nos daba un poco de pudor y en muchos momentos preferimos solo observar.

De todas las tribus, la mas impactante para nosotros fue la tribu Padaung (mujeres jirafa), es la de mayor reclamos turitíco y se encuentra al final del poblado. La verdad que por muchas fotos que habíamos visto era asombroso verlas de cerca con esos collares de metal que les pesan entre 4 o 5 kilos. Con ellas estuvimos un buen rato porque se acerco una niña de 5 años y estuvo con Deva y con Yago. Estando allí con ellas y mirando esos collares, me imaginaba lo duro y doloroso que tiene que ser el día a día con esos artilugios sobre tu cuello y rodillas, me las imaginaba dando a luz o estando enfermas con esos anillos dorados tan incómodos y me producía tristeza.

Fue en estos momentos, cuando observaba a estas niñas con mirada ausente y triste, dedicándonos siempre una sonrisa para que las fotografiásemos y observándonos ellas a nosotros cuando me planteaba muchísimas cuestiones

Con nuestras visitas ¿Les ayudamos o les perjudicamos?

¿Siguen la tradicción por creencias culturales o por asegurar un fututo económico?

¿Tienen otra opción las niñas que nacen hoy en dia en esa aldea?¿Es ésta realmente su única forma de vida?

¿Las nuevas generaciones siguen como refugiadas sin derechos o tienen derechos en Tailandia?

¿Por qué a lo largo de la historia, son LAS MUJERES, las victimas de las más insolitas y violentas practicas culturales?

Como dije al principio fue una visita de sentimientos encontrados.

 

A continuación escribo la información qué sabemos sobre las mujeres jirafas pertenecientes a la Tribu Kayan:.

La tribu Kayan es originaria de la región birmana de Shan, cuyas mujeres huyeron de la férrea dictadura militar a la frontera de Tailandia a principios de los años 90, donde terminaron recalando en la provincia de Mae Hong Son, al norte del país y no lejos de la turística Chiang Mai, donde se distribuyeron en tres aldeas diferentes. Con el paso del tiempo y pese a ser refugiadas, las mujeres de la tribu comenzaron a percatarse de la atracción que provocaban en el turismo extranjero, algo de lo que también se percató el negocio turístico de Tailandia. El nombre que reciben allí estas mujeres es Padaung.

Los collares se comienzan a poner a los 5 años y se finaliza a los 12, llegando a pesar unos 5 kilos. Se ha encontrado el caso extraordinario de una anciana que llegó a tener 27 collares con un peso de nueve kilos, consiguiendo un alargamiento de diez centímetros.

Hay un artículo de National Geographic, publicado en 1979, en el que mostraba la radiografía de una mujer kayan. En ella se aprecia que los collares no aumentaban la separación entre las vértebras del cuello, sino que oprimía hacia abajo la clavícula y las costillas, creando así el efecto de un cuello muy estirado

radiografiamujerjirafa captura

 

Actualmente solo quedan 120 mujeres con collares enteros y algunas complementan su atuendo con aros también en manos y pies.

Algunas de las teorías de porque llevan esos collares es que cuanto más largos, mayor el atractivo de la mujer  y era prueba de que provenía de una familia rica. Otra es para protegerse del ataque de un tigre.

Hace dos años la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para el Refugiado (ACNUR) recomendó a los turistas que no visiten los poblados de los padaung en Tailandia porque considera que los convierten en “zoológicos humanos”.

 

 

2 Respuestas

  1. Mochileros con niño@s
  2. Me encanto este relato y si la verdad es que da que pensar, de mano el colorido es alegre y a ellas no se les ve el talante triste pero uno se hace mil preguntas que el no hablar el mismo idioma nos hace no tener respuestas .
    No cuentas que sensación tuvo Deva si le llamaron la atención o como niña lo ve todo con mas naturalidad que los adultos……Yago como bebe iba de brazo en brazo encantado.
    Atenta a una nueva pupublicación. Gracias Paula

Dejar una opinión