En el verano del 2008 nos fuimos 23 días a recorrer Croacia, de sur a norte, parando un día en Mostar (Bosnia) y dos días en Liubliana (Eslovenia), donde terminamos el viaje. Recorrimos el país en coche y dormimos en Sobes, que significa habitación. Se puede encontrar esta palabra escrita en miles de carteles por toda Croacia. Nada más llegar a un pueblo o ciudad tienes un montón de personas recibiéndote con un cartel ofreciendo habitación y también es fácil encontrarlos por tu cuenta, el problema es el idioma, muchos no saben inglés pero al final te terminas entendiendo. Alguna noche también dormimos de camping.

La costa del Adriático es perfecta para aquellos viajeros que quieren unas vacaciones de playa y quieren explorar ciudades con un gran patrimonio histórico como Dubrovnik o Split. Es un país barato y cuando estuvimos nosotros no había un turismo exagerado, en Croacia gastamos 2.350€.

 


RESUMEN E ITINERARIO:

6 de julio-Oviedo-Barcelona-Dubrovnik

Llegamos a las 16.00, por lo que tuvimos tiempo de darnos un baño y dar un paseo por Dubrovnik.

 

7 de julio-Dubrovnik-Korcula

Dedicamos la mañana a recorrer la muralla de Dubrovnik y después fuimos a la estación de buses para ir a Korcula. La idea era ir en ferry pero no había, así que tuvimos que pasarnos 3h en autobús hasta Overih y allí coger un barco que, en un breve trayecto, nos llevó hasta la isla. Teníamos pensado ir al Camping pero nada más llegar nos ofrecieron un montón de Sobes y negociamos un buen precio para alojarnos en un apartamento en medio del pueblo.

8 de julio-Korcula

Alquilamos una moto. Las carreteras eran buenas y recorrimos la isla en poco tiempo. Korcula es muy tranquila y tiene playas idílicas, merece la pena hacer una escapada hasta allí.

Korcula

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

9 de julio-Korcula

Alquilamos una barca y disfrutamos de un día muy chulo recorriendo parte de la isla por el mar.

10 de julio-Korcula-Dubrovnik

A las 11.00 estábamos rumbo a Dubrovnik. Esta vez, para hacer el trayecto, compartimos un coche con otra pareja. Como ese día era fiesta estaba todo el pueblo adornado y había mucho ambiente, por lo que aprovechamos para cenar en el puerto y disfrutar de los fuegos artificiales.

11 de julio-Stone

Dimos nuestro último paseo por Dubrovnik, alquilamos un coche y pusimos rumbo a Stone. Antes de llegar paramos en Trsteno a ver el árbol más viejo, un platanero. Fuimos al camping, montamos la tienda de campaña y a la playa. ¡Hacía mucho calor!

 

Stone

 

12 de julio- Mostar, Bosnia

Nos fuimos a pasar el día a Mostar. En la frontera había bastante tráfico y nos llevó mucho tiempo cruzar. Mostar, a pesar de que es un lugar muy turístico, merece la pena visitarlo. Parece increíble que hace tan sólo 14 años estuviese todo el casco antiguo destruido. En Mostar todavía se pueden observar las secuelas de la guerra en muchos de sus edificios. El Casco Antiguo es la zona de mayor atractivo y a lo largo de sus estrechas calles, rodeadas de tiendas de artesanía y souvenirs, es donde se concentran todos los turistas que visitan la ciudad. Entre tanta tienda se llega al monumento más reconocido: el Stari Most (Puente Viejo), sin duda el principal atractivo de la ciudad e icono del país. En 1993 el puente fue destruido durante la Guerra de Bosnia y hasta que no se reconstruyó, en el año 2004, tuvieron que hacer un puente provisional que uniera las dos partes de la ciudad. Actualmente, representa un símbolo de paz y unidad nacional, y es uno de los monumentos históricos más famosos de la antigua Yugoslavia, también declarado Patrimonio de la Humanidad. Desde lo alto del puente hay unas vistas fantásticas de todo el entorno que rodea el casco antiguo. Nosotros tuvimos mucha suerte y vimos, desde lo alto del puente, competiciones de saltos lanzándose al río.

13 de julio-Makarska-Trogir

El día anterior continuamos desde Mostar hasta Makarska, pero cuando llegamos no nos gustó demasiado. El sitio era guapo y tenía mucho ambiente pero no era lo que buscábamos. Dormimos en un camping a los alrededores y cuando nos levantamos nos fuimos a Trogir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

14 de julio- Trogir y Split

Trogir es una de las ciudades más encantadoras de la región Dálmata. Se encuentra sobre una pequeña isla, a 20 km al oeste de Split. Está unida a tierra firme por medio de un puente. Es un pueblo muy acogedor y con mucho ambiente. Entre Trogir y Split están los restos de siete castillos medievales, de los que toma su sobrenombre: la Riviera de los Siete Castillos.

Por la tarde fuimos hasta Split, el centro neurálgico de la costa Dálmata, una ciudad con unos 200,000 habitantes y, sin duda, otro lugar que hay que visitar. Estuvimos paseando por el puerto, visitando el Palacio Diocleciano, la estatua de Grgur Kinski de la que dicen que tocar el dedo de su pie da buena suerte, callejeamos por el casco viejo y subimos a ver la ciudad desde la torre de la iglesia.

 

15 de julio-Parque de Krk

Llegamos a la entrada del parque a las 11.30 y había mucha gente, pero es un parque que merece la pena. Tuvimos que andar sólo unos metros para encontrarnos con la gran cascada Skradinski Buk, una maravilla en la que, además, hay una zona para bañarse. Al lado de esas cascada hay un restaurante, pero la mejor opción es llevar un bocata. El recorrido del parque no es muy largo y en él puedes admirar muchas cascadas. Nosotros comimos y nos bañamos allí, así que pasamos prácticamente todo el día en el parque.

Al salir nos dirigimos a Sibenik para visitar la catedral de Santiago, Patrimonio de la Humanidad, y continuamos hasta Tribung donde acampamos para pasar la noche.

 

DSC03074

16 de julio-Zadar

Nos levantamos, recogimos la tienda y nos fuimos a pasar la mañana a la playa. De camino paramos en Zadar ya que nos quedaba de paso y teníamos tiempo suficiente, pero no merece demasiado la pena. Lo mejor de Zadar es visitar el órgano más grande del mundo, que suena gracias al vaivén de las olas y que se encuentra en las escalinatas que bajan al agua, en la costa. Después continuamos nuestro camino hasta la isla de Pag en la que estaríamos dos días de relax.

 

17 y 18 de julio- Isla de Pag

Pag es una isla rocosa sin apenas vegetación que me encantó. Allí estuvimos muy tranquilos, disfrutando de la playa y sus paisajes.

PAG CROACIA

 

19 de julio-Parque Nacional de Plitvice

Plitvice podría ser conocido como el Paraíso de los Agua, ya que cuenta con 16 pequeños lagos además de múltiples cascadas y arroyos. Declarado Parque Natural por las autoridades de la antigua Yugoslavia en 1949, los Lagos de Plitvice han recibido el reconocimiento de la UNESCO como reserva natural desde 1979. Es un lugar muy bonito en el que pasamos cuatro horas, después pusimos rumbo a Rijeka. Fue un día largo y el viaje se nos hizo pesado. Cuando llegamos ya era de noche y nos costó mucho encontrar alojamiento, nos planteamos ir al camping que estaba bastante masificado o incluso dormir en el coche. Finalmente encontramos una habitación en una casa.

DSC03354

 

 

 

 

 

 

 

20 de julio- Rikeja-Rovin y Pula

Nos levantamos y fuimos de turisteo por la Península de Istra. La zona Norte era muy diferente al Sur de Croacia, ya que estaba más masificada y con mucho turismo, sobre todo italiano. A mí personalmente me gustó más el sur del país. Fuimos a Pula a conocer el anfiteatro y luego a Rovin, un pueblo al que llamaban la Venecia croata por estar rodeada de canales. Ambos pueblos merecen la pena visitarlos.

21 de julio- Cuevas de Skocjan-Novigrand

Estábamos teniendo mala suerte con el tiempo y como se levantó otra vez nublado nos fuimos a visitar las Cuevas de Skocjan, en Eslovenia. Nos impactaron, un sitio impresionante. Es uno de los mejores lugares del mundo para el estudio de los fenómenos kársticos. La pena fue que no pudiésemos hacer fotos en el interior.

 

22 de julio-Alrededores de Rijeka

Visitamos el Parque Nacional de Uika e hicimos un par de excursiones disfrutando de la montaña en vez de la playa, ya que continuaba nublado.

 

Rijeka

 

23,24,25 y 26 de julio-Rijeka

Estuvimos cuatro dias de descanso en Rijeka. Tuvimos momentos de sol pero también de tormenta, aunque como hacía calor estábamos en la playa. Fueron días de relax que también nos hacían falta.

27 de julio-Liubliana, Eslovenia

Nos levantamos, dejamos el coche de alquiler y fuimos a la estación de tren para ir a Liubliana, tardando dos horas en llegar. Ese día nos dio tiempo a visitar la ciudad, es pequeña y bonita, suficiente para conocerla en un día.

28 de julio-Liubliana-Barcelona

Alquilamos una bici para seguir recorriendo la ciudad y estuvimos toda la mañana de paseo. Hacia las 15.00 nos fuimos al aeropuerto, ya que salía nuestro vuelo a Barcelona.

DSC04059