En el verano de 2015 nos fuimos 3 semanas a Costa Rica. Quizá no sea el mejor destino para ir embarazada de 3 meses y con una niña de casi tres años pero, a pesar de las aventuras y desventuras, guardamos un buen recuerdo.

De Costa Rica hay que decir que es un país seguro, de naturaleza salvaje y algo caro. Es muy turístico así que no hay problema en encontrar alojamientos y agencias que te organizan todo tipo de actividades.

Nosotros viajamos con iberia Oviedo-Madrid-San José y tardamos 10h.

Los gastos del viaje fueron:

Billetes avión: 2.886€

Seguros: 165€

Coche de alquiler (19 días): 527€

Alojamientos (10 noches): 440€

Casa (10 días): 730€

Parque Nacional de Corcovado. 400€

Comer, excursiones…:1.525€


RESUMEN E ITINERARIO DEL VIAJE:
28 DE JUNIO: Oviedo-Madrid-San José

A las 05.30 h nos levantamos y a las 06.00h despertamos a la peque que, a pesar del cansancio, estaba muy ilusionada. Fuimos en autobús de Alsa hasta el aeropuerto y cogimos el avión rumbo a Madrid. El trayecto fue de una hora y la escala de dos, así que se hizo muy corto. El siguiente vuelo fue el de San José y, a pesar de las 10 horas que duró, lo llevamos bastante bien. Deva, que era la que nos preocupaba, se entretuvo viendo dibujos, hablando con la gente y durmiendo.

Llegamos a San José a las 17.30 de la tarde, cogimos uno de los taxis que había a la salida del aeropuerto (9 € y no era oficial) y una vez en el hotel ya no salimos porque estábamos muy cansados. El hotel era acogedor y tenía unos desayunos riquísimos. http://www.hotelaranjuez.com

San Jose-Costa Rica
San José-Costa Rica

 

29 DE JUNIO: San José- Alajuela Poasito

La mañana la dedicamos a recorrer la ciudad de San José. Caminamos hasta el centro desde el hotel y tardamos unos 30 minutos en llegar. Paseamos por las calles comerciales, estuvimos en la plaza de la cultura, barrio chino y luego fuimos a por el coche de alquiler, compramos comida, recogimos las mochilas y pusimos rumbo a Posaito. El viaje se nos hizo eterno, la carretera tenía muchísimas curvas, hacía mal tiempo y seguíamos cansados del viaje. Hasta el hotel eran solo 50 km pero tardamos más de dos horas.

Nos alojamos en el http://www.elchurrascocr.com, muy cerca del volcán. Cuando llegamos ya nos dijeron que, con ese mal tiempo, iba a ser imposible ver el volcán.

Esa tarde, a pesar la lluvia y el frío, fuimos a ver una cascada. Después cenamos en el hotel y para la cama. Hacía bastante frío y tuvimos que encender el radiador y dormir con mantas.

Alajuela-Costa Rica

 

30 DE JUNIO: Volcán Poasito-Matapalo

A pesar de la niebla y el viento intentamos ir hasta el volcán pero nos dieron la vuelta porque no había visibilidad, así que sacamos unas fotos y pusimos rumbo a Matapalo. Antes de llegar hicimos una breve parada en un puente sobre el río Tarcoles para ver cocodrilos y después fuimos hasta Manuel Antonio. La guía ponía que era muy turístico pero fuimos de todos modos, por si merecía la pena pasar allí un par de días. Cuando llegamos nos horrorizó. Estaba muy masificado así que pusimos rumbo a Matapalo de nuevo, ya que estaba a unos pocos kilómetros de Manuel Antonio y cuando llegamos nos encontramos con una playa inmensa para nosotros solos. Fue muy fácil encontrar alojamiento porque no había nadie. Además, nada más llegar, fuimos a la playa y tuvimos la suerte de que un lugareño se pusiese a hablar con nosotros y nos enseñase unos perezosos que estaban en un árbol.

Volcan Poas
Volcan Poas

 

Matapalo-Costa Rica
Playa de Matapalo

 

1 DE JULIO: Matapalo-Puerto Jiménez

Sobre las 06.00 nos solíamos despertar y como hasta las 7.00 no daban los desayunos fuimos un rato hasta la playa. Ese día nos esperaba un viaje largo, no por los 200 kilómetros sino por la carretera, así que le preguntamos al dueño del hotel lugares para visitar que nos quedasen de camino. Alguno nos costó encontrarlo porque la gente se explicaba bastante mal pero al final logramos ver otra playa y un par de cascadas. En una de ellas, en Ojochal comimos y nos bañamos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Costa Rica

 

A Puerto Jiménez llegamos a las 17.30 justo para ir a la agencia de viajes http://www.tucantravel.com/country/overview/costa-rica , allí nos explicaron todo sobre el Parque Nacional de Corcovado. El alojamiento lo teníamos reservado en cabinas Marcelina http://www.jimenezhotels.com/cabinasmarcelina/

Sobre el Parque Corcovado

Desde Puerto Jiménez sólo se puede acceder caminando o en avioneta. La segunda opción es bastante cara a no ser que la compartas con alguien. La caminata para llegar a la estación de la Sirena, lugar en el que puedes dormir dentro del parque, son unos 20 km. El camino es durillo porque caminas mucho tiempo por la playa, luego tienes que cruzar varios ríos y después caminar por el bosque. Además, el tiempo es inestable. Tan pronto hace sol como se pone a llover, o incluso puede estar lloviendo todo el día. Eso sí, siempre hace calor y humedad, así que se suele llegar con la ropa empapada y no te seca en los días que estás allí.

También puedes acceder al parque desde Drake. Si se escoge esta opción vas en barca 1h y 30 min, te dejan en una playa y caminando a la Estación la Sirena hay unos 20 minutos. Una vez allí se hace una ruta de las cortas, comes y vuelves a Drake. Si viajas con niños es la mejor opción y si no eres muy aventurero también. Se pasa un día agradable y te haces una idea de cómo es el Parque de Corcovado.

 

2 DE JULIO: Corcovado

A las 05.30 habíamos quedado con Ronald, nuestro guía, en la panadería del pueblo. Desayunamos allí y nos fuimos al colectivo (la furgoneta). Menos mal que llegamos de los primeros porque se llenó de turistas que tuvieron que ir todo el viaje de pie porque no había espacio. Nosotros fuimos sentados dando tumbos por los baches y con Deva durmiendo en mis brazos. El viaje duró 2h y media, hicimos una parada de 30 minutos y, cuando el conductor vio que estaba embarazada, nos dijo que fuese delante con él. En ese momento mucha gente ya me decía lo valiente que era por ir así a Corcovado. Yo ahora pienso que fui bastante inconsciente o irresponsable.

Al llegar a Carate fuimos los únicos en ir en avioneta. El vuelo fue muy corto, de unos 15 minutos, pero tuvimos unas vistas impresionantes. Nuestra idea era volver caminando pero, viendo el largo camino por la playa y sin sombra, ya lo empezaba a ver imposible por mucho que dijesen lo contrario.

A las 10,30 estábamos en la Estación la Sirena con un calor y una humedad sofocante. Nos enseñaron dónde íbamos a dormir, dejamos las cosas y comimos algo antes de hacer la primera excursión.

La excursión duró alrededor de 1h y 30min, y yo ya no podía más. Iba empapada de sudor, Deva todo el rato en brazos porque la mochila le daba mucho calor y Javi aguantándonos y disfrutando. El lugar, a pesar de todo, era increíble. Vimos muchas aves, monos, basiliscos… el inconveniente era que estaba lleno de mosquitos y a mí me abrasaban y, aunque me repita, no era lugar para ir embarazada. Al terminar fuimos a la Sirena a descansar y a las 15.00, cuando había bajado un poco el sol, hicimos otra excursión de 3h y 30 minutos y tuvimos la suerte de ver un tapir con su cría.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Corcovado

Corcovado Costa Rica
Corcovado Costa Rica

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuando llegamos a la Estación nos dimos cuenta de que era una locura estar allí tres días, así que hablamos con el guía para ver si podíamos marchar al día siguiente. La única posibilidad que nos ofrecían era marchar caminando o de nuevo en avioneta, pero esta vez nos cobraba mucho más así que nos fuimos a dormir sin saber muy bien qué hacer.

 

3 DE JULIO: Corcovado

La noche en Corcovado fue impresionante. Estábamos en medio de la selva, escuchando todo tipo de ruidos de animales y oyendo a los monos aulladores, que emiten un sonido ensordecedor. Es algo que siempre recordaremos porque su aullido era impactante.

Aunque guardemos un buen recuerdo del lugar estar en medio de la nada tiene también su lado negativo. Una noche, en la que casi no dormimos, la pobre Deva no paraba de sudar y de quejarse por los picores, así que cuando nos levantamos decidimos que teníamos que marchar de allí. Yo estaba llena de picaduras y untada de pasta de dientes, era lo único que me aliviaba, y Deva estaba con la cara algo hinchada y llena también de picaduras.

Después de desayunar fuimos a dar un paseo de dos horas y a la vuelta, Ronald nuestro guía, nos solucionó cómo salir de allí. Fuimos en barca hasta Drake con la mala suerte de que nada más subirnos hubo una tormenta, pero no nos importó, ya estaba todo solucionado. Al llegar a Drake nos llevaron en coche a Puerto Jiménez, otras dos horas de viaje por un infierno de carretera. Al llegar, el hotel con su ducha nos pareció todo un lujo. Fuimos a cenar por el pueblo y a la farmacia a comprar un antiestamínico para Deva.

4 y 5 DE JULIO: Puerto Jiménez- Playa de Matapalo

Tuvimos dos días de relax. En ambas jornadas fuimos a la playa de Matapalo por la carretera que va hasta Carate, una playa muy bonita de arena negra y prácticamente vacía. Javi alquiló una tabla de surf por 20 dólares el día, y tuvimos tiempo de descansar, disfrutar del paisaje y de ese entorno especial que tienen los alrededores del Parque de Corcovado, un lugar muy aislado y salvaje con mucho encanto.

 

Playa de Matapalo
Playa de Matapalo

thumb_22_1024

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

6 DE JULIO-Puerto Jiménez-San José

Deva despertó con 38 de fiebre y nos quedaban aún 280 km por delante. Le dimos apiretal y cruzamos los dedos para que no fuese a más. Tuvimos suerte y la fiebre duró sólo unas horas. Hicimos una parada a las 2h de viaje en Reptilandia, en Dominical, para ver http://crreptiles.com reptiles y descansar del coche. Fue una visita entretenida aunque si hubiésemos ido solos nunca habríamos parado. Nuestra idea era comer en unas cascadas pero como se puso a llover continuamos hasta Jaco, una ciudad llena de turistas, tiendas de ropa y de surf. Allí, Javi, después de mirar varias tiendas, compró una tabla de surf, y es que te sale mucho más barato que si la alquilas por días. Después continuamos hasta San José pero se nos hizo tarde y llegamos de noche, así que entrar al centro nos llevó alrededor de una hora porque había mucho trafico. Fuimos directos al hotel de la primera noche pero estaba completo. Sin embargo, tuvimos suerte porque había sitio en el de enfrente, un hotel también recomendable con un buen desayuno.

 

7 DE JULIO-San José-Puerto Viejo

Era otro día de viaje y nos esperaban aún unas cuantas horas de coche. El primer tramo fue por una carretera llena de curvas y de camiones. Lo mejor fue atravesar el parque de Braulio Murillo. Era como el escenario de Parque Jurásico, naturaleza salvaje, humedad, lluvia y niebla hacían que fuese un lugar con encanto.

El viaje se hizo bastante largo a pesar de que no eran demasiados kilómetros. Cuando llegamos a la zona de Limón, a 70 km de nuestro destino, empezamos a ver un paisaje que se alejaba de las playas paradisíacas de agua cristalina. En los días anteriores hubo tormentas e inundaciones y el mar estaba muy bravo y turbio, las playas con un aspecto salvaje y muchas casas inundadas por la lluvia.

Llegamos a nuestro destino, http://fincachica.com/esp/house4.php, la casa la habíamos reservado a través de airbnb. El sitio nos gustó mucho: una casa amplia y acogedora con un entorno perfecto para poder ver ranas y otros animales. En el tiempo que estuvimos allí tuvimos la suerte de ver un colibrí incubando sus huevos y, el último día, a sus crías.

 

8 DE JULIO-Cocles-Manzanillo

Amaneció nublado y nos fuimos al Parque Nacional de Manzanillo, que estaba a 15 minutos en coche de Cocles. El lugar tiene un par de senderos fáciles de recorrer, uno de ellos bordeando la costa con acceso a unas calas y, el otro, se adentra en el bosque. Estuvimos un par de horas recorriendo el Parque y nos fuimos a comer a Punta Uva, ya que, a pesar de estar nublado, hacía calor y se podía estar en la playa. Ese día nos dio tiempo a darnos un baño, a surfear y a jugar en la playa.

A las 17.00 nos fuimos ya para casa, cenamos allí y nos dormimos pronto.

9 DE JULIO-Playa Grande

Ese día hacía sol y nos fuimos directos a la playa, fue un día tranquilo y relajado. A las 14.30 ya estábamos cansados y nos fuimos para casa. Lo malo era que, sobre las 18.00, todos los días llovía mucho y te limitaba bastante para hacer cosas.

Costa Rica-Cocles

 

10 DE JULIO-Puerto Viejo

Otro día que amanecía con sol, así que nos fuimos a la playa por la mañana y por la tarde a conocer Puerto Viejo, un lugar colorido y decadente con muchos restaurantes, tiendas y con algo de ambiente. Además, tuvimos la suerte de que esa tarde no llovió. Las noches anteriores habíamos cenado en nuestra casa pero ese día, y los sucesivos, cenamos en Puerto Viejo porque hacer la compra en el súper era muy caro y había poca diferencia con cenar en un restaurante, que también era bastante caro.

Puerto Viejo-Costa Rica

 

11 DE JULIO-Excursión a una cascada en la Reserva Indígena de Bribri y ruta del cacao

No paraba de llover así que decidimos ir a conocer una cascada. Tardamos en encontrarla porque no había indicaciones de ningún tipo y la gente se explicaba fatal. Cuando ya creíamos ir bien se acercó un lugareño para ofrecerse de guía. Sin él nunca hubiésemos llegado a la cascada. La excursión fue toda una aventura, tuvimos que cruzar un par de ríos descalzos, subir por caminos llenos de barro y empaparnos porque no dejaba de llover. La excursión mereció la pena porque por fin vimos las ranas rojas. Después hicimos una visita al museo del cacao, un breve paseo por un sendero donde te enseñan diferentes frutos y especias con una demostración, al final, de cómo hacen el cacao.

12 de JULIO- Sixaloa-Parque Manzanillo

Nos fuimos en coche hasta Sixaola, la frontera con Panamá, un sito nada turístico y peculiar. Cerca de allí estaba otra entrada para ir a Manzanillo y fuimos a visitarla. La carretera tenía bastantes baches y el viaje se hizo muy largo. Una vez allí dimos un paseo por la playa pero se puso a llover y tuvimos que dar la vuelta. Empezábamos a estar cansados de tanta lluvia. Después fuimos a visitar una cascada que no merecía la pena y regresamos para casa.

13 DE JULIO- Día de playa-Puerto Viejo

No llovía así que nos fuimos a pasar el día a la playa y después a Puerto Viejo. Habíamos decidido ir un par de días a Boca de Toro, en Panamá, y fuimos a varias agencias a informarnos sobre lo que se podía hacer allí. Después lo organizamos todo por nuestra cuenta.

 

Puerto Viejo-Costa Rica
Puerto Viejo-Costa Rica

 

14 DE JULIO-Viaje a Bocas de Toro- Panamá

Nos levantamos temprano y pusimos rumbo a Sixaola, la frontera con Panamá. El coche lo dejamos en el párking que estaba al lado del puesto fronterizo e hicimos las gestiones en Costa Rica. Allí se paga el visado a la salida y nos salió a los tres por 24 dólares. Cruzamos el puente e hicimos las gestiones en el otro lado para pasar a Panamá. El visado nos costó 10 euros en total a los tres. Cuando llegamos tuvimos la mala suerte que había huelga de taxis en el país, así que tuvimos que ir en un taxi privado que nos cobró 25 dólares. Nos dejó en Almirante, tras dos horas de trayecto, y allí cogimos el barco (12 dólares los dos) para llegar a la Isla Colón, tardando 30 minutos. La vista de Bocas Town era muy bonita, todas las casas estaban muy cuidadas y eran de muchos colores, pero una vez allí sales de la calle principal y ya ves otro tipo de viviendas, con calles más cutres. Recorrimos un par de ellas y entramos a unos 7 hoteles y hostales para preguntar precios. Los de la calle principal eran caros, una noche costaba sobre 130 dólares, y los que vimos alejados de esa zona rondaban los 25 y 35 dólares. Al final nos alojamos en uno bastante humilde, por no decir otra palabra, pero para una noche nos servia. Lo peor era el baño y lo más gracioso que nuestra ventana daba a la recepción, así que si quitábamos la cortina veíamos a una señora de aspecto bastante serio viendo la televisión.

thumb_IMG_9654_1024

Dejamos las cosas, preguntamos a los taxistas cuánto nos cobraban por ir a al playa de las estrellas y, como nos decían unos precios carísimos, decidimos alquilar una moto por 35 dólares e ir a nuestro aire por la isla. Cuando llegas a la playa puedes ir en bote, por 5 dólares, o caminando. Nosotros fuimos en bote y volvimos caminado. Pasamos un día muy agradable y a la vuelta paramos en una cueva de murciélagos, dejamos la moto, nos fuimos a cenar y a contratar una excursión para el día siguiente.

DCIM102GOPRO

15 JULIO- Excursión por Bocas de Toro

Hicimos la típica excursión que te organizan en una agencia: fuimos a la Bahía de los Delfines, aunque nos costó bastante verlos. Después a hacer snorkel a Cayo Coral, pero el día no era muy bueno para bucear y no merecía mucho la pena, y finalizamos en la playa de la Rana Roja, que era bastante normal. Ese mismo día marchábamos para Cocles e hicimos las excursiones con el equipaje en la barca. Casi perdemos el barco que iba a Almirante, de hecho lo tuvimos que parar en medio del mar y hacer el transbordo allí mismo. Menos mal porque sino nos tendríamos que haber quedado otra noche allí. Sobre Bocas de Toro decir que nos pareció un sitio bastante caro y muy explotado.

 

16 DE JULIO-Playa Punta Uva-Puerto Viejo

Día de relax en la playa. Los alrededores de la playa eras muy chulos, las hormigas fueron mil veces fotografiadas hasta llegar a tener una imagen como la de la foto.

 

17 de JULIO-Parque Nacional de Cahuita

Sólo nos quedaba por visitar este Parque Nacional. Lo dejamos para el final por si el tiempo mejoraba y el mar cambiaba porque era un buen sitio para hacer snorkel, pero finalmente no pudimos bucear ya que el mar seguía muy turbio. A pesar de eso, pasamos el día en Cahuita. Parecía que iba a llover pero al final salió el sol y pudimos caminar por los senderos del parque, disfrutando del paisaje y de los animales para finalizar el día en la playa.

Os dejo un enlace con la información del parque http://www.cahuita.cr/parque-nacional/

 

18 DE JULIO-Playa Grande

Otro día de relax

 

19 DE JULIO-Viaje de Vuelta

A las 10.00 de la mañana pusimos rumbo a San José. Antes de marchar nos dio tiempo a surfear, recoger las cosas y vender la tabla. De camino, nos pusieron una multa y al llegar al aeropuerto tuvimos problemas con la devolución del coche porque decían que estaba muy sucio de arena y nos cobraron 33 euros más. En el aeropuerto comimos los bocatas, pagamos las tasas de los visados, que fueron 73 euros entre los tres, hicimos unas compras y para el avión. El viaje fue muy ameno, Deva fue casi todo el viaje durmiendo y nosotros viendo películas. Cuando llegamos a Madrid tuvimos el tiempo justo para coger el otro vuelo a Asturias. Como siempre, llegamos bastante descentrados y tardamos un par de días en coger de nuevo el ritmo.